Lo corto me cansa.

Canción

No soy eterna, pero no paro de expandirme.

Quiero una vida para vivir con cada persona especial, hasta que muera.

Amiga, amante, simplemente ser.

Quiero ver hasta donde podemos llegar, sin convertirme en polvo.

Quiero matar, comer, follar, amar, odiar, sin condiciones.

No necesito que sea hermoso, solo que exista y que sea cambiante, en el cambio puede a ver más belleza que en los zafiros.

Como puedo resignarme cuando apenas he empezado a vivir?

No tengo suficientes recuerdos amargos aún, ni he experimentado todos los tipos de felicidad posibles.

Pero el sonido de los tambores no se detiene, y yo no puedo soportarlo.

Quiero armarme con puños de ira y lanzárselos al destino y decirle “sayonara”.

La gente no me resulta tan hostil como para no aplastarla, comprenderla, acariciarla, estoy harta de flores de plástico, quiero hortensia venenosas, girasoles que giran buscando el sol, algún frágil diente de león soñador, aún no las conozco todas las especies.

Quiero ver la última puesta de sol de un desértico universo y entonces tal vez este satisfecha.

“La vergüenza o no te rías de mi que ya me pego yo solo”

vergu

A veces me da mucha pereza cambiarme de ropa para ir al super a comprar cuatro cosas, me encanta hablar abiertamente de sexo con el primero que me encuentre y saque el tema, si voy por la calle y veo a alguien apunto de pisar un nido de hormigas le digo !ALTO¡ como si estuviera apunto de pisar una bomba o por ejemplo he de reconocer que llevar bragas me resulta muy molesto en épocas de estres, sonara a excentricidad pero sobretodo cuando estoy en temporadas de trabajo intenso o de dolor emocional la tela rozando mis glúteos cuando camino, es como una gota de agua helada cayendo con constancia sobre mi nuca (un método de tortura ancestral, con los días te volvías loco por la falta de sueño, la irritabilidad de la piel, i el plickipliki del agua).

No pretendo que me entiendan, he asumido hace mucho que no es tan necesario, basta con que tus seres queridos te acepten con tus rarezas.

Así que he llegado a la conclusión de que la vergüenza es un problema emocional.

Cada uno es regulador de sus acciones, pero podemos decir que actuamos de manera libre?, que no decimos tal cosa, obviamos otra o hasta mentimos a los demás y a nosotros mismos para darnos un papel que nos permita sentirnos integrados y alivie nuestras inseguridades?

Hace siglos necesitábamos limitadores del comportamiento, si actuabas de manera poco convencional en el siglo XV te mandaban a la hoguera, en el siglo XIX si preferías vivir en el bosque siendo mujer encima de una cabaña del árbol o vivir en un ambiente naturalista te mandaban a un psiquiátrico donde electrocutaban tus neuronas.

Ahora estamos en la era de la “tolerancia”, tenemos más libertad que nunca, nadie te va a matar, torturar o encerrar por ser poco convencional, te miraran mal y con poca discreción, se reirán de ti puede, pero eso no me parece ni por asomo tan aterrador como lo que tuvieron que vivir nuestros reprimidos ancestros.

Porque dudo que haya existido un homo sapiens en la tierra que no haya tenido que reprimir algo en su vida, aunque tenemos el mismo molde cerebral no existen dos cerebros iguales en el mundo, nos ha sido otorgado el don de la unicidad, pero las masas se obcecan en reprimirlo, porque tal necesidad?

La diferencia entre esencia y apariencia cada vez se hace más plausible para mi con los años, a la vez que comprendo cada vez mejor que no quiero que me importe aunque eso me lleve a una vida problemática. De pequeña tenía muchos problemas por no saber adaptarme, si no quería jugar con unos niños no jugaba, si me decían que me marginarían me reía, si me molestaba la ropa me la quitaba y me quedaba en bragas, recuerdo una vez que vi a unos compañeros humillar a una niña del curso, me acerque y la defendí como una fiera, uno de los niños matones me dijo: “¿Porque siempre te metes? si sabes que luego nos vamos a meter contigo?” y recuerdo que le dije “Porque quiero ser un super héroe”.

Obviamente se rieron en mi cara yo lo decía muy enserio y recuerdo que sentí mucha vergüenza. Nunca recuerdo haber sentido vergüenza cuando me han reñido, chillado o criticado por mi forma de ser, lo he aceptado todo con una actitud soberbia (tal vez algo prepotente).

Pero en ese momento me hicieron cuestionarme que tenía yo de super héroe o que se podía esperar de mi?

Lo que tarde un poco más en comprender es que no se tiene que esperar nada de mi o de nadie.

Uno solo debe rendirse cuentas a uno mismo, como le decía ayer a una amiga: tu vida es tuya y dado que nadie más la va a vivir por ti más te vale vividla como tu te sientas más feliz.

No he llegado a ser una super heroína, pero nunca he dejado de defender a nadie por miedo a ser criticada, mi segunda cita con mi adorado novio fui en pijama por pereza de vestirme y si como hace unos meses me apetece teñirme el pelo de lila me lo tiño.

No quiere decir que no sienta vergüenza o que no me importe sentirme en algunas ocasiones juzgada, es solo que he llegado a la conclusión que para mi ninguna opinión vale tanto como la mía y esa opinión me dice que tenemos cada uno su propio ritmo y forma de ser, si apagamos y asfixiamos esa llama por vergüenza apagas tu esencia y solo quedara tu apariencia. No se meterán contigo, pero tampoco destacaras nunca como persona ni para ti misma siquiera, porque estarás matando lo que te hace único. Así que cuando las pocas veces que me percato de que me miran burlonamente o cuchichean cuando paso me digo ” No bajes los ojos, mira hacía delante y si te miran a los ojos enfrentalos, que sientan que tu energía es fuego porque nada es tan autentico como intentar vivir como uno mismo”

Así que daré un consejo usando una frase de Ernesto Sábato: La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.

Las cosas ausentes.

ventana

Viento oscuro casi negro,
pozo frió sin finito.
Pies que caminan en círculos.

Una manada de hombres-ratas.
Se hace un silencio, suena un compás.
Todos se giran, escuchad!

La incertidumbre en el fondo de una taza.
Ya solo quedan los posos salubres.
Alguien sopla a la herida que sangra.

El ventanal rojo herida guarda un secreto.
La mujer muerta canta una dulce canción de cuna.
Y el silencio vuelve a mecerse.

Por el pasado lloraras o el no mirar atrás.

aaaaa

Hoy he perdido un pendiente en forma de mariposa uno simple de esos de bisutería barata , hacía tiempo que lo tenía ya había perdido la pareja, note como se deslizaba de mi oreja y el ruido al caer pero en la oscuridad de la noche no logre encontrarlo y requería un WC con urgencia así que abandone la misión sin darle más importancia “solo es un objeto” , como le gusta recordarle a mi padre me han dicho alguna vez que cuando uno se va al ataúd se marcha uno sin nada más que el traje que hayan elegido para ti (y ahí no hay ni voz ni voto…).
Cuando he entrado lo primero que he notado a sido el adorno en el que nunca me fijo en forma de mariposa que cuelga de la pared del pasillo, luego en mi cuarto dejando mi collar de ámbar en el joyero he visto mi anillo de mariposa, he puesto facebook y he mirado antiguas fotos y he encontrado una en que se veía mi tatuaje de mariposa roja y he sentido como la inquietud que iba en aumento desde que decidí seguir caminando sin mirar atrás se ha transformado en un sentimiento de perdida que me transportaba al pasado.

Las decisiones que tomamos a veces nos asaltan, que representa para mi perder ese pendiente?, tengo una mariposa tatuada en la espalda, empecé una colección de dibujos de mariposas a los 13 años.
Creo que todos tenemos esqueletos enterrados en el ático de nuestro corazón y de vez en cuando los fantasmas del pasado deciden hacernos una visita para que sigamos teniendo conciencia, sintiéndonos humanos menos superfluos, simples y nos hacen tener incluso algún remordimiento, un remordimientito, uno chiquitito okay?

El caso es que ha sido uno de esos pocos momentos en que te transportas a una mente y un cuerpo más jóvenes y te das cuenta de lo pequeña/o que eras, las cosas que has tirado por la borda por no haber sabido más.
Podemos llegar a ser orgullosos, crueles, insensibles, pero a la vez podemos abrir nuestro corazón totalmente, ser generosos, amistosos, cuando somos críos no tenemos limites.
Pero el saber tiene un precio, los esqueletos son el precio y no hay vuelta atrás, todo lo que queda es el aprendizaje.

No suelo mirar casi nunca hacía atrás, hace poco me lo comentaba mi novio en broma que cuando me despido nunca me vuelvo para mirar atrás y ver si sigue ahí, soy así para todo y eso a veces me hace olvidar que cosas me han hecho llegar a ser como soy, que personas me ayudaron a ser más extrovertidas, cuales me tendieron su mano, con quien abrí mi corazón por primera vez.

Por esos esos raros momentos en que pierdo un pendiente y siento que he perdido algo más me hacen sobretodo estar agradecida a estos sentimientos de tristeza agridulce, por traer recuerdos que duelen pero a la vez son hermosos aunque ya no exista ese vinculo de esa manera en realidad pienso que los vínculos no pueden dejar de existir nunca del todo de una manera o otra algo debe de quedar aunque haya que buscar bajo 7 capaz de mal karma.
Uno debe afrontar siempre con la mirada alta las decisiones que toma pero también tiene que perdonar y perdonarse, porque si no “La pelota que arrojaste en tu infancia nunca va a tocar el suelo”.

.

Hay vida inteligente en los pastos.

Hoy estuve revisando “Los caprichos” celebre creación de Goya,

que siempre me ha producido fascinación y aversión por partes casi iguales.

Goya-Los_Caprichos

En esta selección de pinturas humanoides, en las que este pintor critica la sociedad burguesa de su época y censura la idiotez mediante lo grotesco, podemos ver imágenes muy irónicas, tiende a animalizar a sus personajes dándoles aspecto de cerdo, búho, burro o todo a la vez solo hay que ver de esa colección de “Los caprichos”  como en uno de los más famosos el 63 bastante particular que muestra seres que son muchas cosas a la vez y no son nada pues han perdido toda señal que los hiciera humano y su forma de reírse muestra una locura que para mí que solo puede tener ya un ser totalmente perturbado…. pero bueno!, podría seguir describiendo la obra de Goya porque me encanta en general pero me voy a centrar en dos aspectos que me han inquietado desde que era una niña y vi el primer cuadro del autor en el que salía un maestro y un alumno ambos con forma de burro, el burro mayor el maestro esta con la fusta en la mano mientras enseña las letras al alumno y la expresión que tiene en su cara es de total estupidez y petulancia, el primer rasgo que me llamo la atención fue la postura y expresiones tan humanas que tenían esos retratos animalescos/humanoide el tema vendría a ser “¿es más burro el alumno o el maestro que enseña?”,  otro ejemplo  es uno de los frescos en el que salen dos burros con traje subidos encima de dos hombre con ropas desarrapadas y gesto cansado (crítica a la aristocracia que no tiene mayor logro que el linaje antiguo y vive a hombros y cuerpo de rey de la clase obrera, hablo en presente porque sigue siendo un hecho), la mayoría de referencias que usa Goya y sus antecesores antes que el para hablar de la estupidez humana es casi siempre la figura del burro.

Y lo que pensé a los 8 años cuando vi el primer cuadro fue: ¿¿¿Pero porque los burros?????

Los burros son unos animales muy inteligentes!, los hay tozudos, mansos, dóciles, cascarrabias, agresivos, pasivos, pero que mi padre ha vivido en una granja y yo en 25 años de vida nunca he oído hablar de un burro estúpido!

Aprenden todo a la primera, entienden palabras, memorizan a la velocidad de la luz una ruta, saben cuáles son sus horas de comer y puede emitir infinidad de tonalidades diferente cuando rebuznan para comunicarse entre ellos, había un burro que se esperaba  a que los dueños se fueran a hacer las labores del campo al otro lado de un puente y cuando estaban de espaldas cruzaba a nado el rió por debajo del puente para que no lo vieran se acercaba disimuladamente hasta el árbol donde cobijaban el almuerzo y se lo comía!, pero no siempre para no levantar tanta polémica, tardaron semanas en pillarlo porque el muy listillo cuando terminaba iba sin hacer ruido hasta el puente y volvía a cruzar a nado antes de que lo vieran. Así que sabiendo todo eso (que lo sabía) no pude comprender que Goya se dejara llevar por la leyenda urbana de que los burros son estúpidos para hacer sus cuadros, seguramente no se lo paro a pensar jamás pues puede parecer una tontería o puede que al ser uno de los prejuicios más extendido de los tiempos mientras hiciera su función comunicativa no importara.

Pero bueno como amante y defensora de los burros que me parecen unos animales hermosos y LISTOS me sentía en la firme necesidad de defenderlos, ARRIBA LOS BURROS!.

Fruita inmadura.

Rere un vidre entelat s’esmuny,sabidur_a
un ombra sense forma definida.

S’amagà sense comprendre que l’un no sap,
el segon és una serp,
i el tercer només té poca traça,
com ella mateixa.

Ha de caminar,
s’ha de perdre per trobar,
no pot descaminar les seves passes,
no sap on va però sap que un dia ha d’arribar.

El que persegueix és lluny,
a vegades ho trobes rere caure en molts forats,
altres es troba en una altra persona,
hi ha qui busca tota la vida (això si ho sap).

Hi ha aquell estrany follet del conte de “Aniràs i no en tornaràs”,
que ho troba amargament i sense desig,
però això és un altre tema.

Els romàntics poden dir que parlo d’amor,
i els literats potser troben que reflexiono sobre la saviesa,
aquella imatge serena capturada a través del temps.

Deixo al vostre gust decidir.

¿El amor está infravalorado o sobrevalorado?

masturbation_by_Tuua

Hoy leí un comic bastante cruel y realista “a girl by the sea” o “la chica a la orilla del mar”.

Despertó reflexiones y recuerdos diversos, desde el primer amor no correspondido, el orgullo, el sentir que no puedes seguir sino como la débil sombra de lo que una vez fuiste. La inocencia perdida, bye bye happy days. Lo curioso es que todo eso termina pasando, con los años se vuelve soportable.

Pero no a todos nos afecta igual, ¿cómo nos cambia ese amor?

Conozco chicas que cada vez que tienen sexo dicen estar haciendo el amor y de repente se revelan enamoradísimas de ese casi desconocido que guarda condones en su cartera y conocieron dos noches anteriores gracias a un amigo en común, ¿os suena ese tipo de situaciones?. Son ese tipo de chica que se encantan con cualquier palabra amable, que lloran cada mes cuando el guapito de turno se cansa de ese frenético “amor” y a otra cosa mariposa. Aun así las veras suspirando por un nuevo príncipe azul que han conocido en algún evento social de preapareamiento. Lo sorprendente es que no aprenden es como si reciclaran sus experiencias pasadas, pero si reutilizas una botella de plástico por mucho que cambies el contenido el envase sigue siendo el mismo. Sinceramente no siento ningún tipo de envidia por ellas, pero si cierto grado de simpatía y ternura por alguien que me hace pensar que rendirse no es lo suyo porque es muy masoquista o porque es demasiado masoquista no se rinde.

Luego están esas reinas y reyes del hielo que siguen nostálgicos recordando todo lo que no sucedió en ese bello romance y pueden despertar un aureola de misterio que a ojos inexpertos puede resultar muy atractiva. Dicen que un clavo saca a otro clavo, pero raramente creo que ocurra con estos miembros de la realeza que tienen citas  con sus memorias y a los que cualquier caricia la sienten como una mano posada sobre un trozo de alma dormida, a estos seres sonámbulos y amorfinados no se les puede exigir, ni pedir, ni dar.

También puede que conozcáis a algún “aquí te pillo aquí te mato”,  personajes muy seguros de si mismos, la mayoría empezó intentando mantener una relación amorosa que tarde o temprano lo/la hizo sentirse como un condenado con cinturón de castidad que tenía que pedir permiso a su amor para que le abriera la “jaula” para poder rascarse sus intimidades. ¿Qué sucede? No todo el mundo está listo para relaciones, muchos les gusta moverse por el pantanoso terreno de la adrenalina sexual, vivir los placeres antes de que se acabe la mecha vamos.

Podría seguir hablando, sobre reinas, príncipes, vividores, soñadores introvertidos, reprimidos, etc. Pero lo cierto es que cada uno lo vive a su manera,  las que cambian de amor de su vida cada mes, los que ya solo buscan el placer sexual y guardan su corazón para otros menester y los que aún esperan que un personaje escapado de Mayu Shinjo las encadene a lo porno y vivir su torrida historia de amor tienen algo en común:

-No comprenden que la única persona que realmente puede satisfacerles son ellos mismos.

Es bonito tener una rosa en tu jardín, pero las personas que amamos son reflejos de nosotros mismos o de lo que sentimos que nos faltan en nosotros mismos, nunca podremos aceptar a nadie bastante plenamente (porque totalmente es imposible) hasta que no aprendamos eso, seguiremos repitiendo las mismas memeces y ahí estamos.

No digo que amar no sea bello y fantástico sobre todo si es correspondido, solo digo que pienso que solemos amar de una manera algo torcida.

El amor por el otro está sobrevalorado porque anteponemos todo lo demás por ese alguien y cuando se esfuma parece que la vida se vaya a la mierda, el amor propio está infravalorado porque nos queremos tan poco y tan mal que cualquier nuevo personaje nos fascina más que nosotros mismos. Y esa me parece la triste verdad de porque el amor está mal encarado y las relaciones suelen ir mal.

“Conócete a ti mismo” dijo cierto filosofo yo digo “Amate a ti mismo así a lo hippie y como si no hubiera mañana” las personas vienen y van, si dejas a alguien te acompañe para siempre bienvenido sea y si no te da la gana pues también, para ser feliz solo necesitas aceptarte a ti mismo y un poco de suerte.

¿Pero con lo alegre que tu eres, que te pasa hoy?

.

mascaras600

Hoy quiero hablar de las máscaras por las que más se nos conocen.

¿Qué es una máscara? – Es una carcasa que se adapta a las facciones de la cara, de mejor o peor forma, puede ser de colores alegres, sombríos, hay mascaras que lloran, algunas ríen.

Las personas usamos muchas mascaras sociales, de una forma tan natural como respirar.

El otro día, decidí que no valía la pena ir a clase, me tocaba una asignatura particularmente aburrida y bueno mi fuerte nunca a estado perder el tiempo en cosas que no inspiran mi curiosidad, así que sin muchos remordimientos pase la mañana repasando textos y mirando el Facebook, por la tarde había quedado con unas amigas de la universidad.

Ese día no me apetecía mucho quedar pero ya me había comprometido, estábamos paseando cuando una de mis amigas me dijo “¿Pero con lo alegre que eres tú, que te pasa hoy?”.

Esto me llevo a preguntarle porque lo decía y me comento que yo siempre estoy riéndome, sonriendo a todo el mundo, básicamente parece que tenga alegría hasta en los poros.

La cual cosa me sorprendió mucho, ya hace unos años en un experimento social en una clase de psicología para ver cómo te ven los demás me habían salido muchos adjetivos por parte de mis compañeros como “Alegre, feliz, risueña”. Lo que me llevo a pensar “¿yo soy así? Diría que no, ¿porque los demás me ven solo así?”.

No es que sea triste en realidad soy positiva, pero tengo mis pensamientos cínicos, tristes, mis pesares del día a día. Tal y como me solía describir la gente de mi entorno a menudo me daba cuenta de que les parecía inconcebible en mi otra idea que la de feliz y alegre.

Es respuesta social querer agradar, sonreír sin estar feliz, aliviar tensiones o momentos con una sonrisa amable, arregla mucho las cosas. Pero todo esto me ha hecho pensar en que en realidad podría tratarse de una respuesta de retroceso social, sonreír para que nadie pregunte qué pasa, reír para ser aceptado, no es una forma de aislamiento?, no somos una sociedad demasiado preocupada por aparentar estados felices para no incomodar o molestar a los demás?

A veces una sonrisa parece que puede alejar más de lo que acerca, cuidado con las máscaras.